Historia general de los Vargas

Buscar

Powered by FreeFind

Inicio
Noticias

Bricabrac
Historia
Genealogía
Personajes ilustres
Heráldica
Títulos
Mundo
Libros
Bibliografía
Enlaces
Lista de correo
Escríbanos

 

Inicio > Historia > Apuntes nobiliarios - Vargas
Apuntes nobiliarios – Vargas
por Mariano Gil de Balenchana, 1913.

La antigua casa y solar del linaje de los Vargas, según algunos autores, tiene su origen en el lugar de Villascril, valle de Taranzo, en Santander, y según otros el origen más antiguo de este apellido viene de la ciudad de Toledo.

En la conquista de Andalucía, en el reinado de Don Fernando el Santo, fueron muchos los caballeros toledanos que se distinguieron; pero principalmente en la batalla de Jerez, dos hermanos, hijos de Pedro de Vargas, llamados Garci y Diego Pérez de Vargas, y su cuñado Pedro Miguel, que en unión de treinta y siete caballeros más, todos naturales de Toledo, y de D. Alonso, hijo del Rey Don Fernando, y D. Alvar Pérez de Castro, ganaron tan gran batalla. Según cuentan las crónicas, Diego Pérez de Vargas, habiendo quebrado su lanza y espada destrozando moros y no teniendo armas con que continuar peleando, arrancó de un olivo una gruesa rama, y arremetiendo con ella contra los sarracenos sembró la muerte y el espanto en torno suyo, siendo la admiración de cuantos lo presenciaban, incluso de D. Alvar Pérez de Castro, los cuales dejaron de pelear para ver á tan esforzado campeón, afirmando éstos le oían decir á cada golpe que daba: «así Diego Machuca», por lo cual se le llamó Diego Pérez Vargas Machuca, concediéndole el derecho para usarlo como apellido él y sus descendientes, tomando él, por orla de su escudo, aquella rama de olivo con que había realizado su hazaña, cubriéndose de gloria.

Su hermano Garci Pérez de Vargas, armado caballero aquel día por D. Alvar Pérez de Castro, también se distinguió notablemente, apoderándose del Pendón Real de los moros, matando para conseguirlo á quien lo llevaba, y destrozando á cuantos intentaban quitárselo, figurando entre éstos el Rey que llamaban de los Gazules, que á pesar de su valor indomable no pudo resistir los recios y repetidos golpes, muriendo á manos de su vencedor, á pesar de haber intentado socorrerlo y librarlo los suyos.

Según afirma la tradición, estando muy viejo Garci Pérez de Vargas, se retiró á una aldea, llamada Mazarambroz, á tres leguas de Toledo, donde tenía muy buena hacienda. Cazando por aquellos lugares el Rey Don Fernando, preguntó en su casa por él, respondiendo los suyos que estaba podando la viña por pasatiempo; fuése á su encuentro el Rey, y sin que le viese Garci Pérez, empezó a recoger los sarmientos que estaban cortados por el suelo, aproximándose con gran cautela; al ruido, volvió la cabeza el buen Garci Pérez, y al encontrarse con el Rey fuése á él, é hincando rodilla en tierra besóle la mano, diciéndole: «aquí como vedes, y allá como sabedes»; respondiéndole el Rey: «á tal poblador, tal sermentador»; y abrazándole, le levantó del suelo. A pesar de los muchos servicios que al Rey prestó, sólo consta fué suya la Villa de Higuera, la cual heredaron sus descendientes.

Hernán Pérez de Vargas, su hijo, acompañó al Rey Alonso XI á muchas batallas contra los moros, y su nieto, Alonso Pérez de Vargas, fué señor de las Villas de Burguillo y la Higuera.

Alonso Hernández de Vargas fué padre de Gonzalo Pérez de Vargas de la Higuera; éste tuvo por hijo á Juan de Vargas, el cual casó con doña Leonor de Figueroa, hija de D. Lorenzo Suárez de Figueroa, maestre de Santiago; tuvieron una hija llamada doña Mencía de Vargas, séptima nieta de Pedro de Vargas, primero de esta rama; casóse con D. Barco Hernández de Silva, entrando por este motivo el señorío en la casa de Silva, quedando unidos ambos apellidos. D. Francisco de Vargas y Silva entró en posesión del señorío de Higuera siendo hijo de D. Juan de Vargas, nieto de Fernando de Vargas, biznieto de Arias de Vargas y rebiznieto de Barco Hernández de Silva y de doña Mencía de Vargas.

En el reinado de D. Sancho el Bravo, este solar de los Vargas fué á don Diego González de Vargas, clavero de Calatrava, y su hermano Pedro González de Vargas, hijo de Gonzalo Pérez de Vargas, teniendo su enterramiento en la iglesia de San Salvador.

En Madrid existía también casa-solar de Vargas, con buenos caballeros y ricos mayorazgos, siendo su tronco Hernando Sánchez de Vargas; tenían su enterramiento en Madrid en Santa María de Atocha, y sobre su sepulcro está la soga que tuvo al cuello, la cual guardó y mandó poner allí.

En Plasencia y en Jerez existían también de este linaje, figurando entre otros el secretario Vargas, privado del Rey Don Felipe II, y un hijo que tuvo fué señor de la Villa de Esteban Hambrán, dejando á sus hijos un buen mayorazgo, estando enterrado en el monasterio de los Mínimos, extramuros de la ciudad de Toledo. Este solar fué luego de Vargas, Maestre de Campo del tercio de Niza en Lombardía.

También en la ciudad de Córdoba los había de este apellido, entre ellos Pedro de Vargas, sus padres Ruiz Díaz de Vargas y doña Brianda Carrillo, su mujer, señores de la Dehesa de Fuenreal. Pedro de Vargas casó con doña Sancha Ponce de León, hija de Juan Manuel y de doña Juana de Guzmán, habiendo tenido tres hijos: D. Rodrigo, doña Luisa, que casó con D. Alonso de Cárdenas, y doña Brianda Carrillo, que casó con D. Alonso Carrillo. D. Rodrigo, que era de esta casa, casó con doña Constanza de Cárdenas, hija de D. Pedro de Cárdenas y de doña Catalina de Angulo; tuvieron cuatro hijos: D. Pedro, D. Francisco, D. Rodrigo y D. Manuel de Vargas.

Las armas de los Vargas y Machuca son una misma: cuatro ondas azules en campo de plata, salvo la de los Machuca, que traen una orla con cuatro bastones con ramos verdes en las cuatro partes de la orla.

Fuente: Mariano Gil de Balenchana, Apuntes nobiliarios, Vargas, in Nueva Academia Heráldica, 1913, páginas 11 y siguientes.

Imprimir esta página | Enviar esta página a un amigo

Copyright © 1999-2016 Lorenzo de Vargas | Escribirnos | Inicio