Historia general de los Vargas

Buscar

Powered by FreeFind

Inicio
Noticias

Bricabrac
Historia
Genealogía
Personajes ilustres
Heráldica
Títulos
Mundo
Libros
Bibliografía
Enlaces
Lista de correo
Escríbanos

 

Inicio > Historia > Historia de los Duques de San Carlos (II)
Historia de los Excmos. Señores Duques de San Carlos, Condes del Puerto, Grandes de España de primera clase.
El Trono y la Nobleza, semanario dedicado a SS.MM. y AA. y Nobleza Española, 1849.

II.

A la muerte de los dos hermanos Carvajales usaban los caballeros de esta familia por armas un escudo en campo de oro, cercado con orla, ramas de roble con bellotas, atravesándole una banda de color azul. Cambiáronle los sucesores despues de la desgracia ocurrida llevando desde aquella época la banda el color negro.

Proceden de Juan Alonso de Carvajal, uno de los despeñados, todos los Carvajales de Andalucía, conservando su baronía la casa del Marqués de Jódar. Del hermano segundo D. Pedro Alonso, descienden los nobles Carvajales de Estremadura, que poblaron en Talavera y Plasencia.

Diego Gonzalez de Carvajal, sucedió en la casa y estados; fué vecino de aquella última ciudad y por sus virtudes se le llamaba el Bueno. Casó con Doña Sevilla Lopez de Villalobos y de la Cerda, Comendadora de Plasencia en la Orden de Calatrava. Tuvieron entre otros varios hijos á
Doña Mencía Gomez de Carvajal, que casó con Alvar García de Orellana y Bejarano, caballero bien conocido por su nobleza, y cuyos hijos fueron progenitores de muchas casas ilustres.

Gomez Gonzalez de Carvajal, hijo de Alvar García, casó dos veces, la primera en Cáceres con una señora noble llamada Doña Juana Galindez; y en segundas nupcias con Doña María de Sandoval.

Don Diego de Carvajal, hijo del antecedente, se distinguió mucho por sus amor á las letras, alcanzando en su tiempo un nombre aventajado. Nació en la ciudad de Trujillo. Conservó el gran lustre de su familia como caballero y soldado, prestando importantes servicios al Rey D. Enrique IV, acompañado de sus deudos, á quienes sostenía á su costa con los pingües mayorazgos que disfrutaba.

El magnífico señor Doctor D. Lorenzo Galindez de Carvajal, unos de los hijos de Gomez Gonzalez, forma por sí solo época en la historia de su casa. Fué caballero de la Orden de Calatrava, del Consejo y Cámara de los señores Reyes Católicos D. Fernando y Doña Isabel, de la Reina Doña Juana y del Emperador don Carlos I, Relator y Refrendatario de los privilegios de S.M. Cesárea, Juez conservador privativo de la Universidad de Salamanca, Doctorado en su gremio y claustro, Subcatedrático de prima de leyes, regidor perpétuo de las ciudades de Plasencia y Salamanca é islas de Tenerife, Escribano mayor de las sacas, puertos y aduanas, desde la villa de Gibraleon hasta la ciudad de Cartagena, etc. Nació en la ciudad de Plasencia, provincia de Estremadura. Desde sus primeros años se distinguió por una estremada aplicación al estudio y por un talento singular. Corriendo el tiempo llegó á obtener los mas altos destinos, siendo entre otros el de Cronista de los Reyes Católicos, cargo que desempeñó con el mayor saber é independencia. En las diversas comisiones que fueron encomendadas á su juicio y prudencia tuvo ocasion de prestar á los monarcas servicios de valía, remunerados por aquellos concediéndole privilegios perpétuos para sí y sus descendientes: citaremos por ejemplo el magnífico nombramiento de primer Correo mayor de las islas descubiertas y por descubrir, islas y tierre firme de los mares Océano y Mediterráneo. Fue la causa nuestro Doctor de que el Rey D. Fernando revocára el testamento que tenía otorgado á favor del Infante D. Fernando llamándole á la posesión de la corona de Castilla, por cuyo motivo reinó en ella su hermano el Emperador Cárlos V, á instancias y por los consejos de Carvajal. Logró éste captarse el aprecio y confianza del Emperador y le acompañió en su viaje á Aquisgran con un lucido séquito de criados. A tantas pruebas de fidelidad debe añadirse que el Doctor Galindez era el primero á ofrecer sus servicios al Rey en las circunstancias mas difíciles. Estas virtudes pátrias tambien tuvieron recompensa, pues S.M. le concedió en 25 de octubre de 1526 el privilegio especial de que él y sus sucesores pudiesen usar en sus armas, escudos y trofeos las águilas imperiales de dos cabezas coronadas, como el blason del Imperio. Y no solo contribuyó al sosten y al mayor esplendor de su patra asistiendo con sus consejos á los Reyes el ilustre Doctor Galindez, sino que tambien dejó escritas diferentes obras, mereciendo en su época aventajada fama como diligente historiador, fama que todavia conserva.

El catálogo de sus obras es el siguiente:

  • Memorial ó Registro breve donde el Rey y la Reina Católicos nuestros señores, que hayan gloria, estuvieron cada año desde 1477 en adelante.
  • Historia de lo sucedido despues de la muerte del Rey D. Fernando.
  • Anotaciones á la Historia de España.
  • Genealogía de los Carvajales.
  • Adiciones á los varones ilustres de Fernan Perez de Guzman.
  • Anales de los Reyes Católicos.
  • Suma de las corónicas de los Reyes Católicos.

No todas estas obras se han impreso, conservándose unas todavía manuscritas. El Doctor Galindez Carvajal casó en la ciudad de Salamanca con la muy ilustre señora Doña Beatriz Dávila y Fontiveros, procedente de la casa de los Excmos. Señores Marqueses de las Navas; falleció en la de Burgos el año de 1527, á los 55 años de su edad.

Tuvieron por hijos á

Frey Antonio de Carvajal, Comendador de la Orden de Alcántara.

Doña Isabel que casó con D. Francisco Fernandez de Córdoba, Marqués de Guadalcazar.

Don Diego de Carvajal y Vargas, hijo tambien del Doctor D. Lorenzo, fué Caballero profeso de la Orden de Santiago, primer Señor de la villa del Puerto y de Santa Cruz de la Sierra y del lugar de Castil de Carrias, V Señor de Valfondo, de los consejos de S.M. en el Supremo de Guerra y del de Hacienda, Gentil-hombre de Cámara de los Reyes D. Carlos I y Felipe II, Alcaide del castillo y fortaleza de Montaches, Comisario perpetuador y el primero que arregló los reales derechos en el reino del Perú, en cuyo empleo y delicada comision del asiento de las tierras conquistadas manifestó gran celo y constantes servicios, mereciendo que el monarca le asignára doce mil ducados de plata de renta todos los años. Disfrutó los demás honores y títulos que poseyó su padre. Estuvo avecinado en Trujillo, su patria; y allí casó con la muy ilustre señora Doña Beatriz de Vargas y Sotomayor, natural de Sevilla y descendiente de los Carvajales de Plasencia; era hija legítima del honrado caballero D. Juan de Vargas, IV Señor de Valfondo, progenitores de los Condes del Puerto, y por el mayorazgo que llevó en dote quedó perpetuamente unido del apellido de Vargas al de Carvajal. El referido D. Diego falleció en la ciudad de Lima en 1562.

Don Diego de Carvajal y Vargas, hijo del antecedente, Caballero de Santiago, Gentil-hombre de Cámara de S.M., capitan de una compañía de caballería española del batallon de Milicias del Perú, fué Ministro familiar de número del Santo Oficio de Inquisición y su primer Alguacil mayor, Alcalde ordinario de ella, Encomendero del repartimiento de Guarachiri é Ichocuari y tercer Correo de las islas descubiertas y por descubrir; nació en la ciudad de Trujillo. Casó en Lima con la señora Doña Beatriz de Marroquin y Montehermoso, natural de Bribiesca, hija del señor don Sancho de Marroquin y Montehermoso, Señor de sus mayorazgos. Falleció D. Diego en los Reyes en 1593.

Don Diego de Carvajal, hijo primogénito del anterior, heredó los títulos de su padre. Fué Maestre de Campo general de los ejércitos del Perú, Corregidor y Justicia mayor, y Capitan á guerra de las provincias de Canta. Casó con Doña Isabel de Córdoba y Mendoza, natural de Lima, procedente del Almirante D. Fadrique y biznieta del Rey D. Alonso XI.

Fué su hijo el General D. Luis Jacinto de Carvajal, natural de Lima, Encomendero del repartimento de Guacho, Correo mayor de las Indias, etc. Mandó un número crecido de tropas en las disensiones que ocurrierón en el Perú.

Don Francisco de Carvajal y Vargas, Caballero de la Orden de Alcántara, Corregidor y Justicia Mayor, Teniente Capitan General de Canas y Canches, primer patrono de las de los doce Apóstoles de San Francisco del reino del Perú, quinto Correo Mayor de las Indias, nació en Lima en 29 de octubre de 1611; en aquella ciudad casó dos veces: la primera con la muy ilustre señora Doña Leonor Altamirano de los Rios, hija legítima del Licenciado D. Blas de Torres Altamirano, del Consejo de S.M., Oídor en la Real Audiencia del Perú, y de Doña Agueda de los Rios, su mujer, procedente de la casa de los Marqueses del Valle de Cerrato; y la segunda con la muy ilustre señora Doña Bernarda Sotomayor y Pimentel, hija de D. Luis Pimentel y Sotomayor, Caballero de la Orden de Santiago, y de Doña María Pimentel, perteneciente de las casas de los Duques de Benavente y Marqueses de Malpica, Grandes de España. Falleció en el Cuzco en 8 de mayo de 1653.

Fuente: El Trono y la Nobleza, Segunda época.

Imprimir esta página | Enviar esta página a un amigo

Copyright © 1999-2016 Lorenzo de Vargas | Escribirnos | Inicio